martes, 12 de mayo de 2009

La sed de un vampiro 1 parte

Imagen de Vampiros




Una historia inspirada en Vampiro, el juego de rol, por Daniel Pérez Espinosa


El vampiro es el señor de la noche. Ningún ser humano está a salvo cuando un vampiro ronda cerca. Es la criatura más temible de la ciudad. Su poder está más allá de las habilidades de los seres humanos. Su fuerza es la fuerza de las tinieblas, y su crueldad sólo es comparable a la fascinación que ejerce sobre las personas.

Sin embargo, pocos conocen el dolor que siente un vampiro cuando le acosa el Ansia de la sangre. Entonces una Bestia parece surgir del interior de estos seres inmortales y se apodera de sus actos y de sus pensamientos, obligándoles a matar en busca de la ansiada sangre que les mantiene con vida...







Pero menos aún conocen el vacío de alma que sienten unos pocos vampiros, sólo unos pocos, cuando saben que deberán matar para sobrevivir, para satisfacer el Ansia. Y tampoco conocen los terribles sufrimientos y remordimientos que padecen cuando recobran el control de sí mismos y se hallan con un ser humano desangrado entre sus brazos. No, esa tortura no la conocen la mayoría de las personas que saben de la existencia de los vampiros.

Estos vampiros que sufren por su terrible destino no son vástagos normales, no son aquellos seres engreídos y crueles más bestias que humanos que pueblan la noche. No, son vampiros que no pidieron ser Abrazados, que no pidieron ser traídos al Mundo de las Tinieblas, y que maldicen siempre su condición y al que se la otorgó.







Jonathan Crame es uno de ellos. Fue convertido en vampiro contra su voluntad hace casi medio siglo. Después, su creador le abandonó a su suerte. Vive solo en medio de la gran ciudad de Chicago, y cada anochecer es para él una nueva agonía, una nueva búsqueda de una respuesta que dé sentido a su existencia... o le dé una razón para morir.


Anochecía. Jonathan Crame se levantó en la oscuridad de la casa donde vivía. Se sentía débil y sabía que la Bestia se apoderaría de él si no cazaba pronto. Como tantas veces durante medio siglo, sentía escalofríos ante la idea.


http://perso.wanadoo.es/vampiros/pics/arte/0103.jpg



Silencioso, salió a la calle. Hacía frío y estaba llena de gente que iba y venía. Crame sabía que no le veían. Su condición de vampiro le otorgaba poderes, y uno de ellos era el pasar inadvertido entre la gente, camuflado en las sombras. Pero allí, en la ruidosa calle, no estaba su presa. Crame nunca cazaba entre gente normal, sino que siempre recurría a los vagabundos que poblaban las calles; los vagabundos son personas sin ilusiones, sin futuro, y los remordimientos eran menores si accidentalmente mataba a alguno.

Pero generalmente no ocurría eso. Sólo bebía algo de su sangre y luego desaparecía, sin que nadie supiese siquiera que había estado allí.


http://perso.wanadoo.es/vampiros/pics/arte/0101.jpg

Sumido en sus pensamientos, ante él se abrió un callejón nutrido de sucios vagabundos.

-Pobres infelices -pensó el vampiro-. Lo suyo no puede llamarse vida. Pero al menos ellos son mortales y un día abandonarán este mundo terrible.

Sus penetrantes ojos atisbaron en la oscuridad del callejón una solitaria figura tumbada al fondo, junto a la pared. Se arropaba con una sucia manta y aferraba con desconfianza su macuto, su única posesión.


http://perso.wanadoo.es/vampiros/pics/arte/0228.jpg



Sigilosamente, como una sombra, llegó ante él. Su cuello estaba a la vista y Crame sintió en su interior cómo palpitaba su corazón, cómo el Ansia despertaba en él. Sin apenas darse cuenta sus colmillos se extendieron, preparados para la caza, y se inclinó sobre el desdichado.

Pero al sentir una presencia amenazante el vagabundo se despertó y se giró sobresaltado, y Crame pudo ver sorprendido, que se trataba de una mujer joven que le miraba aterrada, sin poder creerse lo que veía y sabiendo inconscientemente que iba a morir.

El vampiro se echó hacia atrás, asustado, con la imagen de la mirada de la mujer clavada hasta lo más profundo de su ser. A él acudieron antiguas imágenes de sufrimiento, de otra mujer con su mismo rostro que le miraba con idéntico terror y sorpresa, y luego la imagen de esa mujer muerta entre sus brazos. El sufrimiento era terrible.


http://perso.wanadoo.es/vampiros/pics/arte/0255.jpg

La joven pareció despertar de una pesadilla. Se encontró mirando a la oscuridad, asustada, como si hubiera visto un monstruo. Pero allí no había nadie. Pensó que debía haber sido una pesadilla, pero dentro de ella una extraña sensación la inquietaba. Con un escalofrío, se arropó con su manta y volvió a dormirse aferrada a su mochila.

En el fondo del callejón, invisible entre las sombras, el vampiro miraba y sufría.


Había sido un día muy duro para Carol. Apenas había probado bocado y no había parado de andar desde que amaneció, buscando a un anticuario que pudiese identificar la extraña copa azteca por la que murió su padre.

Todos habían querido comprársela, pero sólo la ofrecían una miseria pensando que era robada.



http://perso.wanadoo.es/vampiros/pics/arte/0285.jpg


-Estúpidos -pensaba- ellos que sabrán. Mi padre no murió por sólo 100 dólares. Y ya que estoy en la calle por culpa de esta maldita copa, he de conseguir por ella lo suficiente como para volver a vivir con dignidad.

El último anticuario que visitó, un tal Dredmon, le dio la dirección de una mujer, madam Bredén, diciendo que seguramente se la compraría por un buen precio.

Dredmon le daba escalofríos; era un tipo muy extraño, casi peor que la pesadilla que tuvo la noche anterior.


http://perso.wanadoo.es/vampiros/pics/arte/0301.jpg


Se había hecho de noche mientras hablaba con el anticuario, y aún quedaba un largo camino hasta la casa de Madam Bredén. Cuando llevaba casi una hora andando empezó a notar una extraña sensación. Parecía como si alguien la siguiera, pero por más que miró y se aseguró no pudo ver a nadie. Aceleró su paso, asustada, apretando el macuto contra su cuerpo.

Por fin vio la casa. Era un viejo caserón de dos plantas, aislado en medio de la ciudad. Corrió hacia el portal y golpeó frenéticamente la puerta con la aldaba.

La puerta se abrió despacio, pero Carol no vio a nadie que la abriera. Aquello no le daba buena espina. Volvió a mirar hacia atrás y, tragando saliva, entró y cerró el portón tras ella. Miró hacia todas las direcciones pero no vio quién podía haber abierto la puerta.






-La he abierto yo, Carol, con el poder de mi mente. -La voz de una vieja la sobresaltó, saliendo del interior de la casa-. Ven, pasa.

Carol sintió un escalofrío. ¿Estaba ante una telequinética?

-Y una telépata, si quieres llamarme así. Pero acércate. -La mujer la estaba asustando, haciendo gala de tan extraños poderes.

Carol no se atrevió a pensar, impresionada. Entró en la habitación desde donde le había hablado, y vio un enorme salón decorado con cuadros y tapices de temas esotéricos. Al calor del fuego de una chimenea se sentaba una anciana de pelo gris y abundante maquillaje y bisutería.





La mujer se presentó:

-Soy Madam Bredén, como ya te habrá dicho Dredmon.

-E...Encantada -respondío titubeante Carol-. Mi nombre es Carol Stevenson, y venía a...

Pero la anciana la interrumpió.

-Sé a lo que vienes.

Se levantó, ansiosa, alargando las manos nerviosamente.

-Enséñamelo, venga.

Carol buscó en su mochila y extrajo una copa de oro ennegrecido, decorado con espantosos demonios. Nada más verlo, madam Bredén adelantó las manos para cogerlo, pero Carol lo apartó enseguida.


VAMPIRO.jpg VAMPIRO image by HOTTIEXANGELX518


-Antes de nada, ¿cuánto me va a pagar?

-Tranquila, pequeña, te daré tanto dinero que podrás rehacer tu vida.

Casi involuntariamente Carol cedió, y la mujer cogió la copa. Parecía estar en éxtasis.

-¡Por fin! Dime, pequeña, ¿dónde lo conseguiste?

-Me la envió mi padre por correo a la universidad. -Carol recordó con tristeza las palabras de su padre- Me decía en la carta que si le pasaba algo a él que viniese a Chicago a buscar a un anticuario que se interesase por ella.


Vampiro Pictures, Images and Photos


Los ojos de madam Bredén brillaron llenos de curiosidad.

-¿Cómo murió tu padre?

Carol apartó la mirada, molesta. La desesperaba hablar con alguien que leía sus pensamientos.

-Nuestra casa ardió cuando él estaba dentro. Él era mi única familia, señora Bredén, y ahora no tengo nada. Vivo en la calle desde hace semanas y vender esta copa es mi única salvación.

La vieja se agitó impaciente.

-Si, ya sé todo eso, pero lo que quiero saber es de qué murió él. ¿Viste el informe del forense?

Carol estaba realmente molesta con la falta de tacto de la mujer.



VAMPIRO Pictures, Images and Photos


-Supongo que murió quemado. ¿Por qué me hace esa pregunta?

Pero la voz seca que la respondió no era la de Madam Bredén...

-Porque quiere saber si murió desangrado por un vampiro, niña. Y te puedo asegurar que eso es lo que hice.

La voz venía de la puerta del salón, donde un hombre de mirada y aspecto salvaje y cruel se relamía de placer recordando el sabor de la sangre, mientras enseñaba a las dos mujeres unos afilados y enormes colmillos.

A la mente de Carol acudieron las imágenes de la noche anterior como una danza de pesadilla. Aterrada soltó un chillido y retrocedió tropezando con los muebles. Madam Bredén sin embargo, reaccionando con desconcertante vitalidad sacó un crucifijo de plata y lo alzó frente a ella.

Continuara....

Daniel Pérez Espinosa (c)

2 angeles de la noche:

Samantha dijo...

Que chulo! Las fotos que pones son geniales, que ganas de leer la segunda parte! Bueno, hoy hago trampas porque ya tienes la segunda jejeje

Anónimo dijo...

me encanta tu bolg y sobre todo l musica es preciosa me la podrias pasar??? mi msn es lapekeniajessy@hotmail.com
gracias un bss

Free Batty ani MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com